Tango – II

0
178
Autos en Venta
Venta de Casas en León

En el tango toda la evolución dancística se inventa ‘al vuelo’. En la pista de una milonga las condiciones, los espacios, el entorno y las parejas que van bailando nos marcan el siguiente paso a inventar, el próximo lugar íntimo que hemos de ocupar con la pareja para continuar en el frenesí interminable del movimiento.

No tenemos una coreografía armada, no hay un guion y tal vez sí, una intención general de hacia donde ir o con qué énfasis vamos a desarrollar el siguiente compás. Pero al momento de estar en la evolución de la pista todo puede cambiar. Paso a paso hemos de encontrar el mejor sendero interpretativo.

Jamás volveremos a bailar un tango de la misma forma, a menos que sea para espectáculo. Cada pareja con la que bailamos nos hace construir una pieza única, cada instante de inspiración o de pasión es irrepetible y los cantores que susurran al oído los sueños o las pesadillas de las letras del tango hacen un entorno sin par en cada momento. Por eso el tango es tan especial y diría, sublime: nos encierra en una historia de tres minutos para vivir el encuentro, un momento lleno de sensibilidad e inteligencia, de musicalidad y espacio, de emoción y cercanía.

Lo primero que alguien hizo cuando nacimos fue abrazarnos profundamente, mi teoría es que quienes nos sumergimos en el tango rememoramos ese abrazo de amor, comunicación y encuentro. El ritmo, el abrazo y la respiración que acompaña a la música nos remite a los orígenes personales de la sensibilidad.

La vida, en las evoluciones que nos provoca cada día, está plena de oportunidades y alternativas, de horizontes para la invención. Así, el devenir de la realidad nos abre espacios o cambia abruptamente de ritmo, nos presenta entornos muy grandes por descubrir.

Te envío un gran saludo y los mejores deseos para que podamos juntos definir cuál será el siguiente paso que nos deje hacer hoy la gran milonga de la vida.

El tango para este día: “Y todavía te quiero” de Francisco Canaro. Canta “La Dama de América” Libertad Lamarque, con la Orquesta Juan D´Arienzo (1956).

Agencia de viajes Interior

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.