EL DR. RAÚL GUTIÉRREZ INVESTIGADOR DE LA SALLE BAJÍO EXPLICA SU VITAL REPERCUSIÓN EN LA SALUD Y MENTAL Y FÍSICA

0
91
Sapal Día Cero

En el marco del Día Mundial de la Salud, que cada año se celebra el 7 de abril, el Dr. Raúl Alejandro Gutiérrez, Profesor Investigador de Tiempo Completo (PITC) de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades De La Salle Bajío, Campus Salamanca, y docente en Campus Campestre explicó qué es la salud mental y su vital repercusión en la salud física.  

Como primer punto, expresó que diversas perspectivas consideran que la mente y el cuerpo son elementos del ser humano que deben ser abordados de manera independiente y ser estudiados por separado. Sin embargo, la salud mental y la salud física están en realidad estrechamente relacionadas.   

“Se ha demostrado un fuerte vínculo entre ellas, por lo que son consideradas, como términos correlativos, es decir, una supone a la otra. La evidencia científica muestra que una buena salud mental afecta positivamente a la salud física, por ejemplo, en un estudio se descubrió que el bienestar psicológico positivo puede reducir los riesgos de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. En cambio, una mala salud mental podría influir negativamente a la salud física, reflejado en comportamientos perjudiciales, síntomas y enfermedades comunes y/o graves. Entonces ¿cuáles son los efectos de la salud mental en la salud física?”, expresó.  

Primeramente, el Dr. Raúl afirmó que la prevalencia de los trastornos mentales ha aumentado en los últimos años, considerando también, los dos años de pandemia. Sin embargo, se sabe poco sobre las posibles vías a través de las cuales la salud mental afecta a la salud física y viceversa, aunque hay diversos factores que influyen directamente.   

El experto compartió que, la depresión se ha relacionado con muchas enfermedades crónicas como la diabetes, asma, cáncer, enfermedades cardiovasculares y artritis. La población con problemas de salud mental tiene mayor probabilidad a fumar que las que no los padecen. Entre los fumadores, con trastornos mentales son más propensos a fumar un mayor número de cigarrillos. Aquellos con depresión tienen niveles más bajos de dopamina, que influye en los sentimientos positivos del cerebro.   

“Se ha encontrado que entre el 50% y el 80% de las personas con trastornos mentales presentan problemas de sueño, como insomnio o apnea del sueño, este último provoca problemas respiratorios, lo que conlleva a despertarse con frecuencia. Mientras que los trastornos de la alimentación, la depresión, ansiedad o el trastorno bipolar pueden provocar problemas para dormir y éstos también pueden empeorar las enfermedades mentales existentes”, manifestó el PITC Lasallista.  

También, explicó que en un trastorno como la esquizofrenia se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y respiratorias. Las condiciones de salud mental pueden dificultar el tratamiento de una enfermedad crónica. La tasa de mortalidad por cáncer y padecimientos cardíacos es mayor entre los que presentan depresión u otros trastornos.   

Asimismo, las personas con problemas de salud mental tienen menos posibilidades de acceder a una atención profesional (psicólogo, psiquiatra o profesional de salud). El Dr. Raúl expresó que en México se ha encontrado que aquellos con problemas de uso de sustancias y depresión tardan en promedio de 10 a 14 años respectivamente en recibir atención desde la aparición del problema.   

“Es más difícil para las personas con problemas de salud mental cuidar de su salud física, desarrollar conductas saludables, hacer suficiente ejercicio y tomar buenos hábitos. Entender estos efectos, tiene importantes implicaciones para el diseño de políticas públicas, que deben centrarse en mirar al cuerpo y a la mente en una misma dirección, buscando un equilibrio entre la salud mental y la salud física”, manifestó el especialista.  

Finalmente, el Dr. Raúl Gutiérrez recomendó a la Comunidad Universitaria y educativa de la región a desarrollar conductas paralelas en pro del bienestar mental y físico, a través de diversas actividades cotidianas que fortalezcan la afectividad, las relaciones humanas, así como el ejercicio físico, hábitos de sueño saludable y alimentación balanceada, además de, fomentar la promoción de la atención con profesionales de salud.   

“El día 7 de abril nos hace tener presente que celebramos el Día Mundial de la Salud. Recordemos, sin salud mental no hay salud física, y sin salud física no hay salud mental”, conc

Agencia de viajes Interior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.