CUENTA EL COECILLO CON TRADICIÓN Y FIGURAS HISTÓRICAS

0
211
Sapal Día Cero

El Barrio del Coecillo con tradición y figuras históricas ha destacado por una rica historia… de Indios de San Miguel de la Real Corona, establecido quince años después.

Los Pueblos de Indios

» Los españoles buscaron que se establecieran en la región indígenas sendentarios con la esperanza de que sirviera de ejemplo a los inquietos Chichimecas y para poder contar con gente que sirviera en las labores domésticas, en la agricultura y en la minería. En el año de 1582 el rey Felipe de España lanzó un «mandamiento » para atraer gente a estas tierras(..) en ella se prometía a quienes aceptaron trasladarse a esta zona el pago de un salario y absolverlos del tributo que el Indígena debía al gobierno español». Escriben María Labarthe y Adriana Ortega en «Yo vivo en León».

Así, a la par del desarrollo de la Villa de León, comenzaron a nacer en torno a la primitiva traza española otros centros urbanos.

Para 1596 ya había 186 españoles y un número indeterminado de Mulatos, Mestizos, negros e indios; la mayor parte de ellos esclavos, quienes habitaban en las propiedades de sus amos.

Los Indios, mestizos, negros y mulatos no podían vivir entre «la gente de razón», por lo cual se fundaron pueblos cercanos a la Villa de León.

Unos pocos indios libres vivían en el Pueblo del Coecillo, que por entonces se llamaba «San Francisco del Coecillo» y que fue creado en 1580. Sus tres principales fundadores los Indios Tomás Hernández, Joaquín Marcos y Marcos Francisco; quienes desde hacía muchos años, incluso antes de que se fundara la Villa de León, ya eran ayudantes de los estancieros españoles que vivían en esta zona.

«San Francisco del Coecillo fue fundado a instancias de quien fuera Corregidor y después Alcalde Mayor, Don Domingo de Mendiola; se estableció en el Ejido, al Oriente de la Villa leonesa. Los Primeros naturales asentados, fueron poco más de treinta, la mayoría tarascos.

Colectivamente recibieron una suerte de huerta ( media caballería de tierra, equivalente a 21 hectáreas). Aproximadamente cuatro años después, el Segundo Alcalde Mayor Cristóbal Sánchez Carbajal, les otorgó tres caballerías de tierra, al Pie del Cerro del Gigante, donde sembraron maíz, calabaza, jitomate, chile, etcétera y cuidaron de sus animales.

Los Pobladores tuvieron sus propias autoridades: Gobernador, Alcalde, Regidor, Alguacil, etcétera; gobierno del que también dependió el Pueblo de Indios de San Miguel de la Real Corona, establecido quince años después. Los dos Pueblos sufrieron despojos de tierras y unidos en largos litigios, lograron recuperarlos. También padecieron vicisitudes, al igual que los Pobladores de la Villa. Transcurrieron los años y de Pueblos pasaron a ser dos barrios tradicionales «. (Tomado de la obra » Llegar a ser «, de Don Arturo Navarro).

El Pueblo de «San Miguel de la Real Corona», ahora barrio de San Miguel, fue consecuencia de la fundación de la Villa. Los Otomíes que participaron con los españoles en la guerra Chichimeca, al concluir ésta en 1590, fueron traídos para ayudar a los franciscanos en la construcción de su monasterio con autorización Virreinal; a los cuales el cabildo les otorgó una caballería de tierra al sur, cerca del antiguo Camino de las Carretas (1596).

En otro renglón, los Indios del Cuicillo y San Miguel desde un principio cultivaron entre sí las buenas relaciones, uniendo sus pueblos a través de un camino que atravesaba el camino de las  carretas, tenían en común su autoridad; Gobernador, Alcalde, Regional, Fiscal y Aguacil Mayor, todos a contento de ambos pueblos; se citaba personalmente a las elecciones y con tañido de campana.

Agencia de viajes Interior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.