MANEJO DISCRECIONAL DEL DINERO DE TODOS

0
128

«Perder el dinero es a menudo un delito, adquirirlo por malas artes es aún peor, y malgastarlo es lo peor de todo” –John Ruskin.

 

El pasado 23 de abril, se publicó en el diario oficial de la federación, un decreto firmado por el presidente, en el que se establecen medidas de austeridad que se deberán observar en todo el gobierno federal, las cuales más allá de brindar certeza y esperanza en esta crisis, generaron inquietudes y molestias.

 

Hay medidas que de fondo, plantean graves violaciones a los derechos laborales y humanos de los trabajadores federales, como la reducción de sus salarios hasta en un 25% y la eliminación del pago de aguinaldo de este año; cantidades que en su conjunto, no son tan grandes y por lo tanto insuficientes, para hacer frente a la crisis que vivimos.

 

Aunque intenten justificar las reducciones como voluntarias, ya circulan en este momento, formatos para que los empleados los firmen autorizando los descuentos, y es evidente, que si alguien no lo hace, la permanencia en su empleo se verá cuestionada; así, con este tipo de medidas, los empleados con capacidad y conocimiento, seguro buscarán otro empleo, en donde les sea reconocido su desempeño.

 

Se señaló también, que no se ejercerá el 75% de lo presupuestado para servicios generales, materiales y suministros, y se cancelan 10 subsecretarías; por lo que surge la inquietud, de si el presupuesto originalmente aprobado era excesivo; ya que de otra forma, hacer esas reducciones, hará que el gobierno federal entre en un estado de inactividad y reposo, justo lo contrario de lo que se necesita.

 

A la par del decreto, López Obrador, envió una iniciativa a la Cámara de Diputados Federal, para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y agregar un artículo por medio del cual, se pueda reorientar la asignación de recursos, asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

 

Es decir, por medio de dicha reforma, que es muy probable que sea aprobada en el corto plazo, se quiere evadir, la facultad exclusiva que tiene la Cámara de Diputados para aprobar el presupuesto; lo cual permitirá, que el presidente decida libremente, el destino final del dinero de todos los mexicanos, puesto que la iniciativa usa varios términos que son ambiguos, y que por lo tanto serán interpretados como mejor les convenga.

 

Hace unos días, se supo de la iniciativa de un diputado de MORENA para que los recursos de las Afores fueran administrados por el gobierno federal, la cual fue minimizada por el coordinador de los diputados Mario Delgado; sin embargo, esta misma semana, AMLO dijo que hay que revisar a fondo el esquema de las Afores, porque tiene el compromiso de buscar una salida; por lo que es lógico deducir, que buscarán también, administrar el dinero de las pensiones de muchos mexicanos.

 

En política no hay vacíos, y ante la falta de un plan de apoyo económico real, fue evidente la molestia de López Obrador, al enterarse del acuerdo de la iniciativa privada y el BID, para ofrecer créditos a pequeñas empresas, sin que se usen recursos públicos, señalando que no le había gustado el “modito”; olvidando quizás, que ya son otras épocas.

 

Es más que clara, la línea de acción de este gobierno federal, de hacerse de la mayor cantidad de recursos económicos, y destinarlos a los fines, que solo esta administración considera importantes, y aunque dudo que hagan un cambio de estrategia, bien valdría la pena que tengan presente, que todo lo que hoy se gaste, mañana podrá ser auditado. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.