LA BASE DE LA JUSTICIA

0
120

 

Si quieres la paz, trabaja por la justicia”- Papa Pablo VI.

El artículo 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, establece el derecho de toda persona a ser oída, en condiciones de plena igualdad, públicamente y con justicia, por un tribunal independiente e imparcial; función que desempeña en materia federal, el Poder Judicial de la Federación.

A los jueces y magistrados, se les exige ser competentes técnicamente, independientes y honestos; por lo que se les considera la base, de un sistema democrático de impartición de justicia. 

La noticia del asesinato del Juez Federal Uriel Villegas y su esposa, llama la atención, ya que como lo señaló el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se trató de un crimen de estado; el cual, además de haber privado de la vida a dos personas, y de una familia a sus 2 pequeñas hijas, representa un mensaje intimidatorio hacia los demás juzgadores.

Lo anterior, a pesar de que el 4 de enero de este año, el Consejo de la Judicatura Federal señaló en un comunicado, que estaban al tanto de amenazas contra jueces federales, y que estaban tomando las medidas necesarias para garantizar su seguridad, las cuales evidentemente, no fueron suficientes.

Diversas asociaciones de abogados, así como la de magistrados y jueces federales que dirige el magistrado Ariel Rojas Caballero, han solicitado se revisen los protocolos de seguridad, de quienes tienen a su cargo la responsabilidad de juzgar casos en los que haya susceptibilidad de ser amenazados.

No basta señalar que alguien bajo su responsabilidad renuncie a la seguridad; es tarea del propio Consejo de la Judicatura cuidar a sus jueces, y en función de ello, proporcionarles seguridad suficiente, no solo para que no se les afecte en su integridad, sino para que puedan resolver con estricto apego a derecho. 

Los mensajes del titular del Ejecutivo en la lucha contra la delincuencia organizada son contradictorios y confusos, puesto que un día se habla de “abrazos y no balazos”, luego hay una confesión de haber ordenado liberar en Culiacán a un detenido, y por otro lado, se ordena que además de la guardia nacional, el ejército realice labores de seguridad.

No se trata de ser permisivo, lo que obliga es ser objetivo, congruente y colaborativo; porque un Poder Judicial sólido, permite a las personas un acceso a justicia de manera imparcial, resultando en consecuencia, ser garante de los Derechos Humanos de quienes acuden a él.

Un informe de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de diciembre de 2013, señala que es obligación del Estado, proteger la vida e integridad de los juzgadores, y en casos como el homicidio del Juez Villegas, se debe investigar y sancionar a los responsables, adecuada y rápidamente; con el objeto de evitar un clima de impunidad, y disminuir la afectación de la confianza de los ciudadanos, en las instituciones encargadas de impartir justicia.

Atrás deben quedar los ataques del Presidente por el tema del presupuesto, y los intentos unilaterales de legisladores del partido MORENA para reestructurar al Poder Judicial, porque se trata de atentados a su imagen, autonomía e independencia, que al final, acaban perjudicando a todos.

Los 3 poderes del Estado se encuentran obligados a que, en su respectivo ámbito de competencia, consideren experiencias exitosas y con creatividad, implementen mecanismos de inteligencia efectivos, y sobre todo preventivos, que garanticen la seguridad de jueces y magistrados, y eviten una nueva tragedia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.