EL REGRESO ESPERADO

0
174

 

 

“La suerte es el residuo de los designios”- John Milton.

 

El gobierno federal acaba de dar a conocer una estrategia de reapertura de actividades sociales, educativas y económicas; al que el presidente denominó plan de regreso a la nueva normalidad, mismo que consta de 3 etapas, y señaló que se había consensuado en lo general, pero que admitía discrepancia.

 

Resulta importante el señalamiento que hizo de que se podía disentir de dicho plan, porque mencionó también, que era de aplicación voluntaria, y que si algún estado decidía no acatarlo, no habría pleito por ello.

 

México es el último lugar en el número de pruebas aplicadas para detectar COVID-19, entre los 36 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), porque aquí se aplican 0.4 pruebas por cada mil habitantes, y la media de los países de la OCDE está en 22 por cada mil.

 

Es decir, este gobierno federal no tiene elementos objetivos desde la perspectiva científica como lo serían, resultados de pruebas para detectar la enfermedad; por lo que ha venido informando datos que resultan increíbles, al confrontarse con lo que se conoce a través de medios de comunicación y redes sociales, evidenciando una grave falta de transparencia en la información.

 

Es obvio que esta pandemia, ha afectado económicamente al país, los datos sobre desempleo y cierre de empresas, están a la vista de todos; sin embargo, para el gobierno representa un duro golpe reconocerlos, motivo por el cual suele evadirse el tema, llegando al absurdo de señalarse que vamos bien.

 

Así, al haber dado a conocer un plan de regreso a una normalidad, cuando todavía seguimos en ascenso en cuanto al número de contagios y decesos, sin tener información confiable que indique que estamos próximos a descender, es una irresponsabilidad.

 

Reconociendo la importancia de reactivar la economía, debiera ser una obligación del gobierno, efectuar un mayor número de pruebas, para evitar que con este regreso a las actividades económicas, se puedan generar nuevos focos de contagio y esta situación se prolongue aún más, o tengamos un retroceso importante.

 

Una gran equivocación de la estrategia para contener esta pandemia en México, ha sido que desde el inicio, se contempló al territorio nacional como una sola realidad, lo que llevó a que se tomaran decisiones aplicadas de manera general; y como estamos viendo ahora, cada estado tiene su propia dinámica en la evolución de la enfermedad.

 

El hecho de que el gobierno federal, anuncie un plan de reactivación sin contar con un sustento científico, ha generado que algunos estados hayan anunciado que no seguirán dicho plan, porque tienen uno propio; ya que las autoridades estatales saben que los datos federales no coinciden con los locales; y en diversos estados, apenas va a iniciar la fase de mayor crecimiento de contagios y desafortunadamente de muertes.

 

Es curioso, que en su rueda de prensa del día de ayer, AMLO dijo al referirse al retorno de actividades y comentar sobre municipios de Oaxaca en los que no había contagios, lo siguiente: “…hemos contado con suerte decía yo, porque la suerte también cuenta en todo esto…”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.